Un día en la vida de Kawanabe Kyôsai y Josiah Conder (III)

por Nina Hasegawa

En el diario de Kyôsai quedaron registrados numerosos eventos que mostraban cómo cada año la ciudad de Tokio sufría algún cambio importante. Uno de ellos fue por ejemplo el traslado en 1884 del hipódromo de Toyama a Ueno. Otro, la visita en 1886 del Circo Chiarini a la capital.

Los nobles, burócratas, burgueses y diplomáticos extranjeros necesitaban desesperadamente lugares para interactuar. Ya les había construido Conder en 1883 el Rokumeikan para bailar polcas, valses y cuadrillas, pero eso no bastaba. El país debía incorporar todas las costumbres europeas y el emperador, como máxima autoridad, debía impulsar los cambios de mentalidad. Se le veía acudiendo a inaugurar representaciones que antaño eran consideradas propias del gusto popular como el Kabuki o el Circo Chiarini.

Cabe aclarar que antes de la Restauración Meiji los comerciantes adinerados eran considerados pueblo. Eran mecenas del arte burgués, pero no interferían en política ni tenían trato preferencial. Había cuatro estamentos y ellos pertenecían al más bajo. Nótese que la opulencia y el estatus social eran cosa aparte.

El padre de Kyôsai no era rico, pero pertenecía a la clase guerrera. Eso le había permitido meter a su hijo de 10 años a estudiar dibujo en la selecta Escuela Kanô. La idea era formar al muchacho como dibujante aprovechando sus aptitudes sobresalientes. Estas resultaron ser tan extraordinarias que sus maestros siguieron llamándolo para restaurar las joyas artísticas del Clan Tokugawa aún después de haberse alejado por decisión propia de esta corriente. Conder que sabía esto, invitó a Kyôsai a acompañarlo a Nikkô en 1885.

En el diario de Kyôsai siempre se ven palanquines corriendo desaforados de diestra a siniestra. Sin embargo, sabemos que el viaje a Nikkô fue realizado en locomotora de vapor. En un trabajo publicado en la revista Kyôsai, No.46, Kazushi Hayashi explica que maestro y discípulo tomaron este inédito transporte el 1 de agosto porque la ruta Ueno-Omiya-Utsunomiya había sido recién inaugurada el 16 de marzo. Tuvieron, eso sí, que atravesar en barca el río Tonegawa porque el puente estaba todavía a medio construir. Tardaron una hora más en llegar de lo que hubieran tardado en 1886. El trasbordo implicó un desgaste físico extra. Sobre todo, que en Utsunomiya todavía tuvieron que tomar otro transporte. Hayashi no sabe si fue palanquín, caballo o parihuela, pero insiste en que Kyôsai debe haber quedado admirado de llegar al santuario shintoista de Tôshô-gû en un solo día.

La lámina que acompaña nuestro texto registra lo sucedido el 1 de agosto. Hace un calor tremendo. Conder y Kyôsai han quedado de verse en la estación de Ueno. Viajarán juntos a Nikkô donde el clima es más fresco. El que lleva un bastón es Kyôsai (en amarillo). Su salud no es tan buena. De hecho, morirá 4 años después. Lo vemos arriba acompañado de varias personas. No reconocemos a todas. Sin embargo, podemos tratar de adivinar. Se ve (en azul) un palanquín con una mujer. Y un poco más arriba (en rosa) hay algo que parece la cara de un dragón. La mujer del palanquín puede ser una profesora de baile tradicional o algo así. El dragón es a no dudarlo el conductor de Kyôsai. El señor con cuernos (al lado de Kyôsai en verde) tiene cara de demonio. A no confundir con el dragón. Aparece en varios otros fragmentos del diario. Se dedica a enmarcar cuadros. No es que todos los presentes vayan a viajar a Hakone. No. Vienen expresamente a despedir a Conder porque toma el tren. Abajo, están él y su maestro frente a frente. Uno viene con sombrero, vestido al estilo occidental; el otro viene vestido al estilo tradicional.

Poder contar, como vemos, con los fragmentos del diario de Kyôsai es útil. Sobre todo, cuando la información visual puede ser contrastada con datos duros como es el caso aquí. Consciente de ello, la revista Kyôsai lleva años realizando este esfuerzo. Solo falta difundir.   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s